RESTAURANTE TEJAS VERDES: TRADICIÓN CASTELLANA Y VASCA

Al atravesar el portalón de entrada el estruendo de la gran ciudad queda reducido a un ligero rumor. El olor a tierra mojada, el sonido de nuestros pasos sobre ella, muros de piedra, útiles labriegos. Un hermoso pinar rodea un Caserón Tradicional Castellano de otro tiempo que alberga al Restaurante Tejas Verdes.

Allá por los años 60 un cocinero y un aparejador se unieron para dar rienda suelta a sus pasiones. Abrieron un negocio que aunaba una exquisita cocina castellana y vasca en un elegante caserón de corte castellano.

De hecho, este caserón, cuyos tejados son de teja antigua a dos aguas, es el origen del nombre de este agradable restaurante. Durante su construcción, las tejas almacenadas quedaron cubiertas de musgo por la humedad de la temporada de lluvias, aportándoles un color verde.

Actualmente son Álvaro y Millán, tercera generación de la Familia Mayoral San Sebastián, quienes gestionan el Restaurante Tejas Verdes. Han sabido continuar aportando a sus elaboraciones la tradición gastronómica castellana y vasca, a través de un género de primera calidad en un entorno maravilloso. ¿Quién puede ofrecer más?

COMPARTE ESTE POST!!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

COMO ES EL RESTAURANTE TEJAS VERDES

Atravesar el portalón de entrada del Restaurante Tejas Verdes transporta al comensar a un oasis de tranquilidad y sosiego, dejándo atrás el ritmo frenético de la gran ciudad. Al entrar, un camino de piedra y arena conduce al edificio que alberga el restaurante. Aproximandose a este, se deja de lado un parking de grandes dimensiones en el cual se puede dejar de forma gratuita el coche, lo cual es una opción muy a considerar.

El Restaurante Tejas Verdes se encuentra en un hermoso pinar de una hectárea de superficie. En este entorno natural, se erige un Caserón de arquitectura tradicional castellana. Este tipo de construcciones tienen una estructura en bloque, en donde las estancias destinadas a vivienda y a explotacion agraria estaban situadas en un mismo conjunto. En este caso particular, este caserón fue construido para ser restaurante, pero el estilo y tipos de uso se asemejan al mencionado.

La construcción es de piedra y ladrillo castellano, con paredes blancas y un patio con útiles labriegos justo a la entrada del restaurante.

Al acceder al bloque principal, el amable y clásico servicio recibe al comensal, Tras recibir una cálida bienvenida, una estancia de altos techos aparece ante nuestros ojos. Elegantes columnas de piedra coronadas por capiteles sostienen una estructura de madera que soporta una ‘mezzanine’ con varias mesas y una cubierta de madera. Sobre esta cubierta descansan las Tejas Verdes que dan nombre a este maravilloso restaurante.

Restaurante Tejas Verdes

Además, el restaurante dispone de una magnífica terraza en la que poder disfrutar del aroma de la naturaleza y la calidez del sol. Ésta tiene mesas bajo una cubierta en voladizo, pudiendo ser extendida en el amplio terreno circundante.

Su amplitud, su arquitectura y la naturaleza que la rodea la aleja del resto de la ciudad, haciendo de ella un espacio muy agradable en el que disfrutar de una agradable velada.

LA CARTA DEL RESTAURANTE TEJAS VERDES SE VISTE DE OTOÑO - INVIERNO

Acercándose el mes de Octubre, y dejando atrás el caluroso verano madrileño, platos veraniegos tales como gazpachos y salmorejos son sustituidos por guisos y asados acordes al tiempo que se avecina.

El agradable e idílico jardín del Restaurante Tejas Verdes es testigo de la muda de la hoja, mientras que en el interior del caserón se preparan las chimeneas para caldear las sobremesas en inolvidables veladas.

En una carta de marcado influjo vasco aparecen, coincidiendo el cambio estacional, deliciosas elaboraciones como los revueltos de morcilla con piñones y patatas paja, picadillos con patatas y huevos rotos, alcachofas con almejas. También se pueden degustar platos de cuchara como por ejemplo el rabo de toro a la cordobesa y sus conocidos asados.

Entre otros platos que componen la Carta del Restaurante Tejas Verdes, destacan deliciosos entrantes como por ejemplo las croquetas caseras de jamón, el mencionado picadillo de matanza con huevo frito, o el revuelto de morcilla de Burgos con manzana y patatas paja.

Las carnes no dejan indiferente: chuletillas de cordero lechal, chuleta de ternera de ávila, lomo de cebón de carne roja o solomillo de añojo con foie son solo algunas de las opciones a degustar.
 
Entre los pescados se pueden encontrar los chipirones en su tinta con arroz, lubina a la sal, cogote a la bilbaina, kokochas de bacalao al pil-pil y el tataki de atún con germinados.
 
Además el Restaurante Tejas Verdes ofrece otras preparaciones como por ejemplo tempura de verduras y rabas frescas, habitas con jamón y huevo frito, alcachofas en salsa verde con almejas o setas orientales shiitake con foie.
 
El etiquetado de platos libres de gluten en carta para celiacos se puede consultar en la carta.

OPINIón DE TEJAS VERDES - EXPERIENCIA GASTRONÓMICA

A continuación, se detalla la opinión de iFoodie sobre varias elaboraciones del Restaurante Tejas Verdes. Comencemos:

Jamón de bellota

¿Quién puede resistirse ante un jamón 100% Ibérico?

Buena forma de comenzar es con este jamón cárdeno proveniente de auténtico cerdo ibérico de bellota. Utilizando únicamente como aditivos la sal marina en su proceso de curación, resultaba un sabor delicado al paladar y una textura que se deshacía en la boca. Acompañado de la variedad de panes ofrecidos por el restaurante, era casi imposible no disfrutar ante la calidad y sabor contundente de este jamón ibérico. Y a todo este disfrute contribuye también el fino corte de uno de los magníficos profesionales con los que cuenta Tejas Verdes.

Acompañando al jamón y durante toda la comida, una cesta de panes de distintas variedades: cereales, pasas y naranjas y blanco tradicional.

Gambas de Cristal con mayonesa de lima

Plato muy andaluz fuera de carta y que no es tan habitual verlo en muchos restaurantes. Estas gambas no son alevines, como muchos pueden pensar y cuya pesca esta prohibida, sino que se trata de una especie diferente, de tamaño más pequeño, finas y con la cabeza rígida, por lo que se aprovecha toda ella. Crecen en profundidad en las costas malagueñas y gaditanas, y de ahí su color blanco nacarado. Al crecer en zonas alejadas y en profundidad, no es tan común su pesca, pero restaurantes tan especiales como Tejas verdes, hacen posible que un plato tan rico como este llegue hasta Madrid, deleitando así al comensal con su sabor y fino rebozado que hacen que, por un momento, el comensal se transporte a las maravillosas costas andaluzas.

Las Gambas de Cristal estaban acompañaban por una delicada mayonesa de lima que no hacía sino potenciar más la adicción a estas, aunque bien es cierto que por sí solas estaban deliciosas y la adicción a ellas se hizo unánime en toda la mesa.

Timbal de verduras

Elaboración deliciosa con verduras de temporada cocinadas a la brasa, calabacín, pimiento rojo y una fina capa de mozzarella en el interior que le aportaba un sabor más cremoso resultando irresistible. Decorando por encima, espárragos verdes y piñones delicadamente esparcidos.

Habitas con jamón

Plato tradicional donde los haya de la cocina castellana. En Tejas Verdes realizan una elaboración con habitas, jamón curado y huevo frito y que decoran con patatas caseras crujientes que se pueden bien mojar en eso que a muchos les da la vida: la yema de huevo. No habrá muchos que se resistan a este plato que siempre es un “must” de cualquier madre pero que en Tejas Verdes se puede disfrutar cualquier día de la semana y que hará revivir a cualquier comensal dejando a un lado cualquier preocupación.

Nido de picadillo y huevos de codorniz

Emplatado sutil y creativo para este plato que une algunos de los productos de nuestra gastronomía como es el picadillo de matanza y esos huevos de codorniz que resultan tan deliciosos en cualquier preparación. La imaginación en este plato la aporta las patatas paja utilizadas para formar los nidos sobre los que descansa el picadillo y donde se colocan finalmente estos huevos de codorniz. Raíces castellanas para un plato sublime con añoranza y recuerdos a las matanzas realizadas en los pueblos castellanos.

Almejas a la marinera

Sobre una cazuela de barro se presentan estas deliciosas almejas con una salsa que necesita de mucho pan porque, es un plato del que no quedará ni rastro. En Tejas verdes, este es un plato que se presenta siempre en carta y que es típico del norte de España, concretamente de Rias Baixas, en Galicia aunque también de Asturias , País Vasco y Cantabria. Todas las recetas para este plato varían dependiendo de la zona donde se elabore, pero lo que sí se utiliza siempre es vino blanco. En Tejas verdes se puede disfrutar de este plato.

Lubina a la bilbaína

Espectacular plato con una calidad suprema en el pescado que hacía imposible dejarse el más mínimo bocado. Finamente esparcidos unos ajitos y decorando tres tipos de patatas crujientes, la normal amarilla, patata morada y boniato, de tamaño y grosor algo más grande que las habituales y nada grasientas, sencillamente deliciosas.

Este plato está dentro de uno de los 4 menús ofertados por el restaurante. En carta normalmente, se oferta la lubina a la sal.

Flan casero

No hay palabras para describir la foto de este postre tan tradicional y tan amado por muchos. En Tejas verdes elaboran un flan tradicional y casero que hará las delicias de los comensales más tradicionales y exigentes. Un flan que se puede disfrutar en cualquier época del año y que puede ser el broche final para una magnífica cena al lado de una de las chimeneas de Tejas Verdes.

Tiramisú con mascarpone

Versión del tradicional postre italiano con algunas variantes que resultan igualmente deliciosas. En esta copa se utilizó mascarpone crudo por encima de todas las capas  decorado con virutas de chocolate con leche.

Trufas caseras de Vitoria

Pequeñitas pero intensas en sabor, resultan muy agradables junto con un café o té y tras una comida o cena.

VALORACIÓN del restaurante TEJAS VERDES

LOCAL - AMBIENTE 95%
COMIDA 85%
SERVICIO 85%
CALIDAD - PRECIO 83%
TOTAL 87%

RESTAURANTE TEJAS VERDES - PRECIO, RECOMENDACIONES Y OTROS TIPS

De 35€ a 50€

Platos que van cambiando de acuerdo a la época del año. Sin embargo, algunos de los platos estrella que se pueden disfrutar en este restaurante:

– Lubina a la sal y la bilbaina

– Picadillo de matanza con huevo frito

– Jamón de bellota

– Almejas a la marinera

En la web de Tejas verdes.

Whatsapp: (+34) 648 71 68 37

Teléfonos: (+34) 91 652 73 07 – (+34) 91 652 23 18

e-mail: reservas@tejasverdes.com

Paseo Europa  8 San Sebastián de los Reyes . Madrid.

El restaurante Tejas Verdes está a unos minutos andando de las estaciones de Metro de Marqués de la Valdavia, Reyes Católicos, y la estación de cercanías de Av. España-Est San Sebastián de los Reyes.

– Parking privado gratuito

– Cierre: Domingos, Lunes y Festivos por la noche

– Disponen de 4 Menús para Grupos con 4 entrantes a compartir, un principal a elegir entre carne o pescado y un postre. Los precios de estos menús van desde los 40 a los 53 Euros.

DONDE ESTÁ TEJAS VERDES - MADRID

iFoodie

SUSCRÍBETE!

Para estar a la última de los Restaurantes, Terrazas y Cocinas más Foodies.

Si este restaurante te ha gustado, seguro que te encantará conocer otros Restaurantes iFoodie!

Novedades_opt

Disfruta de las novedades más iFoodies para estar a la última!

iFoodie

Y, ¿por qué no echar un vistazo a las elaboraciones propuestas en cocina?

36 comentarios en “Restaurante Tejas Verdes – San Sebastián de los Reyes”

  1. Hola chicos,

    La cocina vasco-castellana es la que recuerdo de mi infancia. Con sangre paterna vasca y materna castellana, he vivido una gastronomía que me encanta.

    La propuesta aunque es clásica, a veces el cuerpo necesita este tipo de cocina siempre que se puede.

    Gracias por la propuesta y por la extensa reseña. La tendremos en cuenta.

  2. ¿Qué bonito! Un sitio como los de antes para comer. Platos muy tradicionales pero tienen buena pinta. Esos huevos de codorniz tienen una pinta deliciosa. Y el flan de huevo se nota que es casero. ¿No pedisteis croquetas? Somos fans de ellas.

    • Es un lugar idílico, una arquitectura tremenda la del caserón. Es una joya y creo que los dueños lo saben. La comida, excelente

  3. Impresionante el espacio y la ubicación, es precioso. En cuanto a los platos, parecen deliciosos y hechos con cariño. Está un poquito lejos pero seguro vale la pena ir.
    Muchas gracias.

Deja un comentario

SUSCRÍBETE!

Para mantenerte informado de las últimas novedades indícanos tu email!