PIZZA

Echando la vista atrás, el origen de la pizza se puede establecer en el siglo I después de Cristo en el Imperio Romano, donde se utilizaban panes aplastados, precursores a la pizza actual, a los que se añadía todo tipo de verduras.

En el siglo XVI se produce el gran cambio que transformará este plato acercándolo al que conocemos hoy en día: la llegada del tomate procedente del nuevo mundo.

El tomate, que comenzó a utilizarse para hacer salsa, se disponía sobre la masa junto con otros alimentos, principalmente verduras, cuyo coste era admisible para los estratos más bajos de la sociedad.

En el Imperio Romano, especialmente en Nápoles y Pompeya, se popularizó este alimento que, a posteriori, se extendió a lo largo de todo el globo.

Como curiosidad, en las ruinas de Pompeya se conserva múltiples objetos arqueológicos a consecuencia de la erupción del Vesubio, entre ellos el pan aplastado precursor a la pizza actual y los útiles con los que se hacía.

En el siglo XVI se produce el gran cambio que transformará este plato acercándolo al que conocemos hoy en día: la llegada del tomate procedente del nuevo mundo.

LA MASA

La harina de trigo, agua, levadura y sal son los ingredientes con los que se elabora la masa de la pizza. Estos ingredientes se deben mezclar manualmente y, una vez se forma una masa homogénea, se dejan en reposo para que el proceso de fermentación continúe.

La masa de la pizza es uno de los elementos más distintivos de las pizzas. Generalmente, es de forma redondeada, masa maleable y de mayor grosor en los bordes. Los principales tipos de masa son:

Masa Napolitana

Sus ingredientes son únicamente agua, harina, levadura y sal, siendo el horneado lento y gradual, con una temperatura de horno menor de 300ºC

Masa Romana

Los ingredientes con los que elabora la masa tipo romana son agua, harina, levadura, sal y aceite. El aceite puede ser de oliva, aunque si se busca una masa más crujiente, se utiliza aceite de girasol. La temperatura de horneado es superior a 300ºC.

Masa Chicago

Esta masa es originaria de inmigrantes italianos de los Estados Unidos. La masa es muy gruesa y crujiente, estando rellena de queso y salsa de tomate. Esta masa se concina en una sartén con aceite, donde la masa se alza buscando sus bordes. El horneado es a una temperatura menor de 200ºC.

EL HORNO

Las temperaturas indicadas (también el tiempo de horneado) con anterioridad son orientativas, ya que dependen del tipo de horno utilizado (hornos modulares eléctrico de piedra refractaria, hornos a leña/gas rotante con llama, hornos de leña/gas para pizza napolitana, hornos de cinta metálica, etc.) y del tipo de pizza que se cocinará (pizza redonda, pizza al taglio-stecca-pinsa,  focaccia, etc.).

pizza_oven_m_opt

INGREDIENTES

Para la elaboración de una pizza existen infinidad de ingredientes, siendo múltiples las combinaciones posibles. Entre los ingredientes comúnmente más utilizados destacan el queso, jamón (tanto en sus variantes york, como serrano/ibérico), champiñones, bacon, pollo, piña, carne picada, etc.

TIPOS DE PIZZA

La multitud de ingredientes y de tipos de pizza dan lugar a un interminable número de tipos de pizzas. Sin ánimo de ser exhaustivos, se pueden destacar las siguientes:

De Pepperoni:

Su origen es el sur de Italia. Nace de versionar la pizza margherita con el embutido italiano salame, que tiene un toque picante. Sus ingredientes son: salame picante, salsa de tomate, mozzarella, pimienta, orégano, albahaca y aceite de oliva.

Capricciosa:

Este clásico italiano se prepara con tomate, mozzarella, jamón italiano al horno, setas, alcachofas y aceitunas.

Frutti di mare

Esta pizza puede llevar todo tipo de frutos de mar, tales como: Mejillones, almejas, gambas, pulpo, sepia, calamares, chipirones, etc.

Es especialmente deliciosa por la mezcla del jugo de sus ingredientes con la salsa de tomate.

Carbonara

Esta pizza contiene de forma general Bacon, cebolla, huevo y salsa carbonara. La salsa carbonara original no contiene nata (se elabora con quesos, huevos y panceta), aunque la pizza carbonara que se sirven en los locales de comida rápida se hace normalmente con nata.

Calzone

Esta pizza, típica de la ciudad de Bari, tiene una masa que se dobla sobre sí misma, tomando una forma de media luna.

Los ingredientes de la pizza calzone son similares a los que se pueden añadir al resto de pizzas, si bien no se suelen utilizar ingredientes con alto contenido en agua, o en caso de utilizarlos, han de haber sido cocinados previamente, de forma que no suelten agua en el interior del calzone.

Al funghi

La pizza al funghi tiene muy pocos ingredientes. A la masa con tomate se le añade queso y setas. También hay variantes a las que se añade salchichas.

Las setas suelen ser cocinadas previamente, aunque en caso de utilizar en su lugar champiñones, estos se disponen directamente sobre la pizza cortados en láminas muy finas.

Vegetariana

La pizza vegetariana se puede ejecutar con muy diferentes ingredientes, aunque en todo caso se parte de masa y salsa de tomate. Las verduras suelen ser cocinadas al horno.

Entre las combinaciones de ingredientes más comunes podemos encontrar: (1) calabacín y espinacas, (2) calabacín, mozzarella y hojas de albahaca, (3) calabacín y champiñón y (4) hojas de rúcula y aceitunas.

Prosciutto

Como su propio nombre indica, el ingrediente principal es el prosciutto, o jamón cocido. En ocasiones se le añade champiñones laminados, además de queso y salsa de tomate.

Blanca

Se trata de una pizza en la que, en lugar de utilizarse tomate, se utiliza queso (mozzarella, queso de cabra o parmigiano). El queso es extendido sobre la masa haciendo las veces de tomate.

Además, se le añade algunas hierbas frescas tales como orégano, albahaca y tomillo, y verduras tales como berenjenas, espinacas y aceitunas. Esta pizza es típica de roma, donde toma el nombre de pizza e fichi.

Marinera

Es una pizza cuyos ingredientes son muy sencillos: Tomate, ajo, orégano y aceite.

Se cuenta que al partir los marineros italianos llevaban esta pizza por tener ingredientes de larga conservación.

Cuatro estaciones

La pizza se divide en cuadrantes, aportándole los ingredientes típicos de cada temporada: alcachofas y olivas (primavera), salame y pimienta (verano), mozarella y tomate (otoño), y champiñones/setas y huevo (invierno).

Margherita

Es quizá, junto con la pizza marinera, la pizza más popular. Sus ingredientes son: tomate, mozzarella, albahaca, sal y aceite.

Bolognesa

La pizza bolognesa es otro clásico, en donde a la masa con tomate se añade mozzarella y carne picada. La carne picada suele ser de ternera

Stromboli

Esta atípica pizza de origen americano se caracteriza porque la masa es enrollada por su parte externa, permaneciendo sus ingredientes en su interior. Estos ingredientes suelen ser carne picada y queso italiano.

Quatro formaggi

Esta pizza, como su propio nombre indica, tiene como ingrediente principal el queso, en concreto de cuatro variedades. Los tipos pueden ser variables, aunque generalmente se utilizan mozarella, queso azul, provolone y parmesano.

Siciliana

La pizza siciliana, originaria de Palermo, tiene forma cuadrada y masa gruesa. También se conoce como focaccia.

Pollo barbacoa

Esta pizza es otro clásico. Pollo, mozzarella, aceite, y salsa barbacoa al gusto son sus ingredientes.

Hawaiana

Esta pizza, que según la información de que se dispone tiene origen alemán, tiene una base de queso fundido y tomate, añadiéndole por encima piña y jamón.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL

Tal y como se ha indicado anteriormente, las pizzas pueden tener distintos tipos de masas (con o sin aceite), ser convencionales o blancas (utilizando salsa de tomate o sustituyendo esta por queso), y tener una combinación de ingredientes muy diferente.

De acuerdo a ello, el contenido calórico de las pizzas puede ser muy variable, conteniendo en general un alto nivel de carbohidratos (provenientes de la masa) y un alto nivel de grasas (por su contenido en queso). Asimismo, los ingredientes de la pizza pueden aportar gran cantidad de proteínas (en caso de incluir carne) y vitaminas esenciales para el funcionamiento de nuestro organismo.

100 gramos de pizza pepperoni contiene en promedio 12 gramos de proteínas, 35 gramos de carbohidratos y 10 gramos de grasas. Ello da como resultado un total de 278 kcal, de las cuales un 17% son proteínas, un 50% son carbohidratos y un 32% grasas.

El resto de tipos de pizza tendrá una composición de macros y contenido calórico del mismo orden de magnitud, aunque variando ligeramente en función de la forma de elaboración y de sus ingredientes constitutivos.

RECOMENDACIÓN

La pizza, junto con la hamburguesa, es el tipo de comida más extendida en el mundo. Ello indica que el comensal tipo no tiene edad, género o clase social específica.

La existencia de múltiples tipos hornos, la adaptación a los ingredientes locales y/o de temporada y su rápida elaboración permiten que sea un alimento accesible en todo momento y lugar.

Considerando sus datos nutricionales, no es aconsejable comer este tipo de plato diariamente, pero no resulta inconveniente incluirlo de vez en cuando en nuestra rutina alimentaria, máxime si la pizza está hecha con ingredientes naturales.

COMPARTE ESTE POST:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

iFoodie

SUSCRÍBETE!

Para estar a la última de los Restaurantes, Terrazas y Cocinas más Foodies.

Si esta elaboración parece deliciosa, qué mejor que probarla en uno de los Restaurantes iFoodie!

Novedades_opt

Disfruta de las novedades más iFoodies para estar a la última!

Deja un comentario

SUSCRÍBETE!

Para mantenerte informado de las últimas novedades indícanos tu email!