PASTA

En 2005 el New York Times publicaba un artículo titulado “4,000-Year-Old Bowl of Noodles Unearthed” (“Desenterrado un bowl de fideos de 4000 años de antigüedad”) donde se anunciaba que se había encontrado en China el más antiguo vestigio de fideos conocido. El hallazgo se había producido en la parte noroeste del país, siendo los fideos de un tamaño de unas 20 pulgadas (508 milímetros) y su color amarillento. Este descubrimiento pasó a publicarse en la revista Nature pretendiendo cerrar una disyuntiva puesta sobre la mesa durante demasiado tiempo.

Otros investigadores fijan su origen en Italia, donde los etruscos producían una solución muy nutritiva partiendo de la trituración de diversos cereales, posterior adicción de agua y final cocción de la mezcla.

Como se puede comprobar, tras diversos hallazgos arqueológicos, la discusión sobre el origen de la pasta sigue aún abierta, difiriendo su origen según la fuente consultada, partiendo de Asia hasta llegar a tierras italianas.

La discusión sobre el origen de la pasta sigue aún abierta, difiriendo su origen según la fuente consultada, partiendo de Asia hasta llegar a tierras italianas.

INGREDIENTES

La pasta tiene como principal constituyente la masa siendo su principal ingrediente la harina, que se mezcla con agua, pudiendo añadir sal.

La pasta es un alimento constituido por la masa e ingredientes agregados en función del tipo. La masa tiene como ingrediente principal la harina que se mezcla con agua y se añade sal, huevo y otros ingredientes.

La masa de la pasta puede tener otros ingredientes adicionales, entre los que se encuentran el huevo (masas consistentes), verduras (pastas con color), suplementos de proteínas (pastas fortificadas) y suplementos de vitaminas (pastas enriquecidas).

ELABORACIÓN

En primer lugar, se utiliza agua a la cual se le añade un poco de aceite y, una vez comienza a hervir, un poco de sal. Debido al alto contenido en almidón de la pasta, la proporción agua – pasta es 10:1.

Una vez la pasta comienza a hervir, se añade la pasta y con objeto de evitar su apelmazamiento se remueve.

El tiempo de cocción varía según el tipo de pasta. La pasta fresca tiene un tiempo de cocción de 4 min a 5 min, mientras que la pasta seca tarda de 9 min a 10 min.

El tiempo de cocción indicado no es fijo, y dependerá además del acabado que se le confiera a la pasta. Por ejemplo, si el comensal desea pasta al dente (cocida en su parte exterior, un ligeramente cruda en su interior), puede requerir menos tiempo de cocción.

Una vez cocida la pasta, en caso de consumirse inmediatamente no será necesario refrescar la pasta. En caso de consumirse más tarde, es práctica habitual enfriarla en el grifo y escurrirla al mismo tiempo.

TIPOS

Adentrarse en el mundo de la pasta intentando clasificar los distintos tipos existentes es un trabajo ímprobo, por lo que a continuación se pretende únicamente mostrar los tipos de pasta más comunes.

Pastas largas

Spaghetti: Elaborados con harina de grano duro y agua. Su sección es circular y fina. Su  longitud oscila entre 25cm y 30 cm.

Tagliatelle: es una pasta seca de sección rectangular y achatada

Fettuccine: el fideo plano que incluye entre sus ingredientes, además de la harina y el agua, el huevo.

Linguine: es similar al spaghetti, pero aplastado. Suele ser utilizado en platos con base de pescado o acompañado de pescados y mariscos.

Vermicelli: es del tipo al spaghetti, pero más fino en sección. Suele utilizarse para sopas-

Pastas cortas

Macarrones: elaborados con harina, agua y sal, y en ocasiones huevo. Su forma es tubular.

Penne: elaborados con harina de grano duro, agua y sal. Su forma es tubular, como en el caso de los macarrones, pudiendo tener o no estrías.

Gnochi: elaborados con harina, agua y queso de ricota. Tienen forma de pelota.

Tortiglioni: de forma tubular, con estrías en su exterior y ligeramente más pequeños que los rigatoni. Aptos para su uso en ensaladas. El corte final es diagonal.

Rigatoni: muy parecido al tortiglioni, aunque con un diámetro ligeramente superior. Estriado exteriormente y también muy apto para su uso en ensaladas. El corte final es recto.

Farfalle: su nombre proviene de la palabra italiana farfalla, mariposa, ya que la forma de esta pasta tiene esa forma, o forma de pajarita.

Pastas rellenas

Ravioli: pasta rellena de con diferentes ingredientes, que cuando es envuelta adopta forma cuadrada. Normalmente se acompaña de pasta de tomate, pesto o cremas.

Tortellini: es una variedad de pasta con forma de anillo, que se elabora enrollando la masa y uniéndola por sus extremos. Normalmente está rellena de queso, carne o verduras.

Agnolotti: es una pasta rellena parecida a los ravioli pero de forma cuadrada. Generalmente se rellena de carne o verduras.

Cappelletti: su nombre proviene de la palabra italiana “capello” cuyo significado es sombrero. Es una pasta rellena que normalmente es cocida en caldo de carne, normalmente de pollo.

VARIANTES DIETÉTICAS

Además de los tipos de pasta existentes, hay variantes dietéticas que permiten adaptar la pasta a comensales que no podrían comer dicho producto por limitaciones que imponen su salud.

Variante para diabéticos, donde el nivel de carbohidratos es sustituido por ingredientes con aporte de proteínas.

Variante para enfermos renales, donde las proteínas contenidas en la pasta son reemplazadas por carbohidratos

Variante para hipertensos, donde se utiliza agua destilada para su cocción.

Variante para celiacos, eliminándose el gluten.

SALSAS

Las principales salsas que se disponen con la pasta son las siguientes:

Salsa Napolitana

Consiste en cebolla picada sofrita a la que se añade salsa de tomate con orégano, albahaca y romero.

Salsa Bolognesa

Con cebolla, zanahoria, puerros y ajos se hace un sofrito, el cual se añade a carne picada (normalmente de ternera o de cerdo). Por último, se añade salsa de tomate y vino tinto.

Salsa Alioli

Su base es ajo y aceite. Los ajos son fritos en aceite hasta que doren para ser posteriormente añadidos a la pasta. Ésta, se remueve para que coja el sabor del aceite y del ajo, intentando que no quede demasiado grasa.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL

La pasta es un alimento con alto contenido en carbohidratos complejos. No obstante, 100 gramos contienen en promedio 12 gramos de proteínas, 74 gramos de carbohidratos y 1.8 gramos de grasas. Ello da como resultado un total de 360 kcal, de las cuales un 13% son proteínas, un 82% son carbohidratos y un 5% grasas.

La pasta es rica en vitamina B6, hierro, manganeso, fósforo y zinc.

Tal y como se ha comentado anteriormente, los ingredientes y salsas que se añaden a la masa durante la elaboración del plato son muy variados, pudiendo dar lugar a una ligera variación de los macros indicados anteriormente.

RECOMENDACIÓN

Los carbohidratos complejos, al igual que los carbohidratos simples, se convierten en glucosa, pero de una forma lenta debido a su contenido en fibra. Estos carbohidratos tienen un índice glucémico bajo, lo cual provoca sensación de saciedad.

Son especialmente recomendados para diabéticos y personas con gran actividad física, ya que la energía que contienen se libera lentamente coincidiendo con el desarrollo de la actividad.

COMPARTE ESTE POST:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

iFoodie

SUSCRÍBETE!

Para estar a la última de los Restaurantes, Terrazas y Cocinas más Foodies.

Si esta elaboración parece deliciosa, qué mejor que probarla en uno de los Restaurantes iFoodie!

Novedades_opt

Disfruta de las novedades más iFoodies para estar a la última!

Deja un comentario

SUSCRÍBETE!

Para mantenerte informado de las últimas novedades indícanos tu email!